Colombia Campeón

El Pabellón Blanco de la Ciudadela Deportiva “Ramiro Echeverri” de la ciudad de Palmira, fue testigo de la gran final del Campeonato Sur y Centroamericano de Balonmano, evento que por primera vez organiza la Federación Internacional de Balonmano y que desde el pasado lunes contó con la presencia de 12 delegaciones. Los seleccionados de Colombia y Paraguay, fueron los protagonistas del duelo por el título, partido que estuvo enmarcado por el masivo acompañamiento del público que como fue costumbre durante todo el certamen, llenó las graderías del escenario en la “Villa de las Palmas”.

Colombia, que llegó invicto al juego final, enfrentaba a la siempre aguerrida selección “guaraní”, equipo que en el transcurso del campeonato solo habían conocido la derrota en el segundo partido de primera ronda ante Costa Rica, pero que de ahí en adelante fue contundente en su juego. El inicio del compromiso, típico de una final, tensión por parte de ambas escuadras, ninguno de los 14 inicialistas, permitía desconcentraciones y la posesión del balón era dividida. Colombia, a la altura de los 5 minutos de juego,  empleando sus “armas” más efectivas en ataque, Santiago Mosquera y Cristian Pineda, comenzó a apropiarse de las acciones ofensivas más importantes del juego, estructurando de manera inteligente la ventaja sobre los paraguayos que mostraron en el primer periodo de la final a jugadores como Carlos Samaniego, Adrián Aguilera y Álvaro Moringo como los de mejor rendimiento en el campo.

Final de los 30 iniciales, 16 – 11 a favor de Colombia y los jugadores al descanso.

Para la segunda parte, los “cafeteros”, aplicando solidez en defensa, encabezados por Juan Pablo Ramirez, mantuvieron un alto rendimiento, aprovechando las opciones que por medio de ataques veloces derrumbaban la zaga “guaraní” que por la premura de buscar emparejar las acciones comenzó a descuidad su zona posterior.

Fernando González, técnico de Colombia, implementaba variantes en la nómina para refrescar el equipo, Santiago Bedoya, Santiago Ríos y Juan Pablo Mira ingresaron sin desentonar en el funcionamiento del equipo, por el contrario sus movimientos fueron vitales para que se mantuviese la ventaja sobre un Paraguay que buscaba por todos los medios vulnerar el arco defendido por Julián Villa, arquero de gran rendimiento en todo el evento.

Final del compromiso Colombia 36 Paraguay 25, título para la “tricolor” que celebra invicto en la ciudad de Palmira el primer campeonato obtenido bajo la dirección de Fernando González y con el direccionamiento del nuevo Comité Ejecutivo de la Federación liderado por Víctor Manuel Ramos. Lágrimas de alegría en los rostros de los integrantes “cafeteros”, gritos de emoción y júbilo de los jugadores que con esfuerzo y un combinado plagado de juventud comienza a marcar la nueva historia del balonmano colombiano.

Leave a Comment